+34 950 62 10 80 asempal@asempal.es

En el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se celebra anualmente cada 28 de abril, tratamos de sensibilizar en todo el mundo, lo necesario que es mejorar y destinar recursos a la promoción de una cultura preventiva que ayude a reducir a los accidentes laborales y enfermedades profesionales en todo el mundo.

Este año, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha elegido como lema “Garantizar la seguridad y la salud en el trabajo en un clima cambiante”, para reflexionar sobre los efectos del cambio climático en el desarrollo sostenible de la economía, el empleo y la promoción de un estilo de vida saludable, y concienciar sobre los importantes desafíos que se presentan en el campo de la prevención de riesgos laborales, muchos agravados por sus consecuencias climáticas, como es el estrés térmico, la radiación UV, la contaminación atmosférica, o los fenómenos meteorológicos extremos.

Este día puede ser una ocasión para reflexionar sobre la importancia de avanzar en buenas prácticas preventivas y aumentar el esfuerzo conjunto en la creación de entornos seguros y saludables, teniendo como premisa que todos los accidentes se pueden evitar.

El fomento de la cultura preventiva se puede llevar a cabo con pequeñas acciones en el día a día que refuerzan el sistema preventivo de la empresa, como por ejemplo, difundiendo información y mensajes con normas básicas de prevención en el área de trabajo, visibilizando las buenas prácticas llevadas a cabo, implicando a todos los componentes de la empresa, o realizando sesiones informativas.

Existen múltiples ideas para fomentar la cultura preventiva y crear un impacto positivo en un entorno de trabajo seguro y saludable. En el documento que dejamos a continuación, puedes ver una recopilación del Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales sobre ejemplos de  buenas prácticas en cultura preventiva realizadas por diez empresas de diferentes sectores:

 

EMPRESAS QUE REALIZAN BUENAS PRÁCTICAS EN CULTURA PREVENTIVA