La Sociedad de Garantía Recíproca, que cumple un año de vida con 115 millones de avales concedidos en Andalucía, presenta a los empresarios sus líneas de financiación para el 2019

En el marco del Convenio de colaboración suscrito entre Asempal y Garántia, Sociedad de Garantía Recíproca, el Consejo General de Asempal ha mantenido un encuentro con el director de Garántia en Almería, Antonio Sánchez Sevilla, en el que se han presentado las renovadas líneas de trabajo de la SGR andaluza para acercar el crédito al tejido empresarial de la provincia, facilitando la prestación de avales ante bancos y cooperativas de crédito, administraciones públicas y proveedores.

Y es que, tras la fusión de Suraval y Avalunión hace un año, Garántia se ha consolidado como la segunda SGR nacional en número de socios (16.000) y ha alcanzado en 2018 un volumen de negocio de 115 millones de euros concedidos en avales y un riesgo vivo de 393 millones, lo que supone un crecimiento del 32,22% de nuevas operaciones.

En esta línea, el presidente de Asempal, José Cano García, ha destacado la eficacia de este instrumento financiero para apoyar la actividad de las empresas, a las que facilita el acceso al crédito de forma ágil, para que cualquier pyme o autónomo que quiera ampliar su negocio o abordar nuevos mercados, pueda obtener financiación con mejores condiciones que si no tuviesen una garantía o un aval.

Así, el presidente de Asempal, organización que es socio protector de Garántia, subrayó la eficacia en el uso de los recursos y la digitalización de la SGR andaluza para dar una respuesta rápida a las necesidades que plantean las pymes, a través de la plataforma digital que han puesto a disposición de los empresarios.

Por su parte, Antonio Sánchez Sevilla detalló a los empresarios la tipología de operaciones y los servicios que ofrece la SGR andaluza, así como las ventajas de operar con Garántia, mejorando las condiciones de financiación ya sea por

insuficiencia de garantías o por necesidades de mejorar los plazos de las operaciones, el ahorro fiscal de las operaciones avaladas, análisis del plan de negocio, o la reducción del consumo de recursos propios, así como las posibilidades que ofrece para operaciones que sin su intervención no hubieran sido aceptadas por la banca.

Igualmente, hizo hincapié en la alianza estratégica que Garántia mantiene con las entidades bancarias que son quienes conceden las operaciones, pero sin asumir el riesgo de impago ya que cuentan con el aval de la SGR andaluza.